Mula sin cabeza


Mula sin cabeza
En pequeñas ciudades de México o en las ciudades donde hay casas en los alrededores de alguna iglesia, cuando cae la noche, puede haber avistamientos de una mula sin cabeza. Dicen que es una mujer que salió con un sacerdote y fue maldecida al serle infiel. Esta es una de las leyendas mexicanas de terror más divulgadas.

Los que cuentan esta leyenda, aseguran que la mujer maldecida recorre 7 aldeas en busca de gente a la que matar para posteriormente chupar sus ojos, sus uñas y sus pies. A pesar del nombre, Mula sin cabeza, los que la han visto aseguran que es un animal con una gran bola de fuego en la zona de la cabeza.

Por la noche, se puede oír su presencia a través del galopar de sus patas y su gruñido tan característico. A veces parece que es una persona llorando. Dicen que el que vea a la mula, debe tumbarse boca abajo en el suelo y ocultar uñas y dientes para no ser atacados.

Dependiendo de la región, la forma de romper el hechizo de la Mula, puede variar. Hay casos en los que para evitar que su amante sea maldita, el sacerdote debe excomulgarla antes de celebrar la misa. Además, sólo una leve herida hecha con un alfiler u otro objeto, siempre y cuando salga algo de sangre. Por lo tanto, la mula se transforma de nuevo en una mujer y aparece completamente desnuda.

Es importante destacar también, a veces, es que el mismo Padre está maldito. En este caso resulta un padre-en-su-cabeza, y las hojas de asustar a la gente, a veces a pie, a veces a caballo de otro mundo. Hay una leyenda norteamericana, el jinete sin cabeza, que se asemeja a esta variación.

A veces, la mula puede ser un animal de color negro con la marca de una cruz blanca grabada en el lomo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *