Mito de la Banshee

Las Banshees son criaturas arraigadas en la mitología irlandesa. Corresponden a espíritus femeninos, por lo general vistas como mensajeras del Otro Mundo, pues su grito es un augurio de muerte y de sufrimiento. Su nombre procede del galés Bean Sidhe, que significa mujer del mundo de las hadas. Con cuerpo y cara de mujer de largo cabello negro, tienen la cara esquelética y verdosa.

La historia de la Bean Sidhe comenzó como un hada lamentándose por la muerte de sus personajes queridos. Posteriormente la aparición del alma en pena fue variada, anunciando la muerte de otras personas. Su aspecto predilecto es el de una aterradora y horrenda bruja, pero también puede presentarse como una mujer increíblemente hermosa. Aunque no siempre se le ve venir, sus gritos se escuchan desde lejos.

Cuando se le ve, ella viste como una mujer de campo, generalmente de color blanco, pero a veces gris, marrón o rojo. En algunas ocasiones se le puede ver peinando su cabello mientras se lamenta. Se le oye gimiendo cerca de las casas por las noches y madrugadas, incluso días antes de alguna muerte. A medida que se aleja en la oscuridad se percibe un sonido como aleteo, por eso se ha llegado a creer que están también se manifiestan como cuervos.

La Banshee es una criatura solitaria y sin contraparte masculina, que puede estar vinculada con la raza mística Tuatha De’Dannan, de donde las hadas son descendientes. Hay poca evidencia para apoyar la teoría cristiana de que las Banshees son demonios que se lamentan por las almas que se van al cielo, o que son guardianas de las almas de los niños sin bautizar.

Las Banshees también se lamentan alrededor de los árboles, ríos y piedras; se sabe que han seguido familias irlandesas que emigraron a América, y causado desgracias a aquellos hombres que se han topado con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *