El viejo del saco, un asesino serial

leyendas de terror El viejo del saco

Francisco Varela Pérez fue un homicida chileno que dio origen a la historia del ropavejero, con aspecto de vagabundo viajaba de provincia en provincia teniendo como víctimas a niños de entre 6 a 16 años. Para aquellos que creen que la historia del ropavejero es solamente un invento, he aquí unos datos interesantes sobre el origen de este cuento.

En el año de 1954, comenzó a realizar sus asesinatos, teniendo como víctimas a niños de entre 6 a 16 años, aquellos actos criminales lo colocaron en la historia criminal bajo el sobrenombre de “el monstruo de Carrascal” o “el viejo del saco”. Francisco Varela Pérez, nació en el año 1902, en la ciudad de Carrascal, en Santiago de Chile, era un asesino de tipo pedófilo, sádico, estrangulador y asesino de niños, cometió durante su carrera criminal más de 10 homicidios, pero no muchos de ellos se pudieron ser comprobados debido a que era una persona que se la pasaba viajando de provincia en provincia. Debido a que era un viajero no se ha podido comprobar hasta hoy el total de sus crímenes.

En el año de 1954, el descubrimiento del cuerpo de un niño de tres años que apareció violado y estrangulado en Santiago de Chile lo que originó su captura, en el momento de su declaración admitió varios crímenes más, antes de eso nadie supo nada de sus asesinatos.

Escogía a niños como victimas pues solamente contaba con la mano izquierda, la derecha la tenia mutilada. Su detención se logró gracias a que un niño de 16 años al que había atacado con anterioridad logró reconocerlo. Se le atribuyo el nombre del viejo del saco, pues era así precisamente como lucia, un vagabundo que viajaba de provincia en provincia, siempre harapiento, borracho, merodeando las calles con un saco a cuestas.

Varela Pérez confesó haber cometido entre una o dos ataques sexuales al mes, justificando la pequeña cantidad de violaciones con la edad avanzada que tenía, pero nunca se pudo saber con seguridad el número total de sus víctimas.

Toda la sociedad chilena quedó impactada con la frialdad con la que el “monstruo de Carrascal”, reconocía la horrenda violación de la que había sido objeto el menor de tres años, así como sus otros ataques sexuales y sus homicidios, confesando que era el vino que tomaba, lo que le excitaba y lo orillaba a cometer estos actos viles. Varela Pérez, “el viejo del saco”, fue condenado a la pena de muerte en su país, siendo ejecutado dos años después de su detención, por lo que su año de muerte se dio en 1956.

Pero se volvió inmortal en una serie de historias que después dieron origen a una leyenda. La leyenda del viejo del saco.

Encuentra más relatos interesantes es: mitosyleyendas.org.mx


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *