El mito de la fuente de la eterna juventud

El mito de la fuente de la eterna juventud

La fuente de la eterna juventud es uno de los mitos de Norteamérica que a la fecha sigue maravillando a quienes escuchan la forma en cómo surgió, ya que supone que quienes llegaron a encontrarla y bebieron sus aguas pudieron no solamente rejuvenecer sino hasta obtener el poder de la inmortalidad.

Se dice que piratas y exploradores viajaron por el mundo, con el propósito de conquistar nuevas tierras y que fue en una de esas fortuitas travesías donde dieron por accidente con la localización de ese lugar mágico. Por ejemplo, Ponce de León zarpó en una expedición realizada en 1512 y sin querer llego a lo que hoy conoce con el nombre de Florida.

Desde el momento en que desembarcó en esta península, empezó a buscar afanosamente el manantial de la fuente de la eterna juventud. Al no encontrarlo, decidió bañarse en los mares, ríos y lagos que encontraba, sólo para comprobar si en efecto el agua de aquella ubicación tenía poderes curativos.

Sin embargo, luego de un tiempo, retorno a Puerto Rico (isla de la que se ostentaba como gobernador) terriblemente desconsolado y decepcionado por no haber conseguido su objetivo, puesto que al haberlo hecho, le hubiera supuesto un mejor puesto político.

Por otra parte, en otras regiones del globo terráqueo, se han producido mitos y leyendas sobre la fuente de la eterna juventud. Pongamos el caso de Herodoto, quien claramente describe haber encontrado un manantial de Etiopía, el cual poseía un extraño líquido capaz de otorgarle longevidad a quienes pudieran saborearlo.

Además expresó que los habitantes de esta región africana, vivían muchísimos años más que otros de poblaciones circundantes, lo que sin duda para él reforzaba la teoría de que en el subsuelo de este país se hallaba el elixir de la longevidad.

Otros relatos afirman que ya se sabía de su existencia desde la época de Alejandro Magno. Tal vez nunca sepamos si esas crónicas fueron reales o inventadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *