Mito de la Muerte

mitos muerte

La Muerte es una entidad propia, representada desde el fin del Medioevo como un esqueleto que porta una guadaña, no puede ser detenida de ninguna manera y como entidad autónoma no posee control sobre el destino ultra terreno de las almas a las que le toca conducir; solo se presentar a buscar a aquéllos a los que les ha llegado la hora. Este concepto de una entidad antropomórfica ha existido en muchas culturas desde los inicios de la humanidad.

En español además del nombre propio de La Muerte es común emplear el término La Parca proveniente de la mitología romana. Las Parcas (en latín Parcae) son tres hermanas hilanderas que controlan el hilo de la vida de cada mortal e inmortal en el nacimiento, el matrimonio y hasta la muerte. Escriben el destino de los hombres en un enorme muro de bronce y nadie puede borrarlo. Se llaman Nona, Décima y Morta; cortan con unas tijeras el hilo que marca la longitud de la vida y es entonces cuando el hombre muerte. Hilan lana blanca, entremezclada con hilos de oro que representan momentos dichosos en la vida de las personas y lana negra, los periodos tristes. Sigue leyendo

Mitos y leyendas del Wendigo

mitos y leyendas wendigo

El Wendigo (también conocido como Windigo, windibum o Witiko) es una criatura o espíritu típico de la mitología de las tribus de Nativos americanos, en especial los algonquinos. Esta tribu habitaba en lo que ahora es Alaska y Quebec y tenía fuertes creencias espirituales y chamánicas, sus ritos y creencias eran conocidas como “animismo“, creían que todos los elementos de la naturaleza, tenían espíritus que podían hacer tanto el mal como el bien.

El Wendigo es descrito como un ser raquítico, que muestra inanición, tiene apenas una capa de piel sobre sus huesos, su color se compara con las cenizas de la muerte, tiene los ojos hundidos en sus cuencas y sus labios no son más que restos de piel y sangre, tiene ampollas en su piel y su suciedad apesta a muerte y descomposición.

Se le representa como un ser humano, que después de ser poseído por un espíritu maligno, se transforma en una bestia sin moral, consumida por un hambre tan voraz por la carne humana que cazará y matará a todo con el que se cruce hasta que fallezca de inanición. El espíritu no es exorcizable por lo que se permanece en forma de Wendigo hasta morir de hambre. Sigue leyendo

Mito del Tezcatlipoca Negro

mitos tezcatlipoca

Los Tezcatlipocas en la Cosmogonía Náhuatl son los hacedores del universo vertical y horizontal, hijos únicos de la pareja creadora Ometecuhtli y Omecíhuatl, de los cuales recibieron la habilidad de la creación, son los únicos que pueden crear otros a seres vivos sin procrearlos. Los númenes mexicas se transforman, multiplican su personalidad para poder cumplir con todas sus acciones divinas, de esta manera una deidad puede ser benévola o malévola. Tal vez, porque los Mexicas creían profundamente en la naturaleza dual del Universo, que contenía en su interior a la vez todas las posibilidades de creación y destrucción.

Tezcatlipoca (náhuatl: tezcatlipoca, “espejo negro humeante” “tezcatl, espejo; tliltic, negro; poca, que humea”). Es el señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible. Entre los nahuas, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son dualidad y antagonía. Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro. Sigue leyendo

Sucedió en diciembre

Sucedió en diciembre

Aquella navidad fue muy especial, no sólo porque la mayoría de la familia se reunió en casa, sino porque Santa Claus nos trajo a mi hermana y a mí todo lo que le pedimos. Mis obsequios eran muy variados, desde un carro de bomberos a control remoto, hasta un juego completo de fichas para armar edificios.

Debo decir que a mi hermana tampoco le fue nada mal, recibió un juego de té y una muñeca muy linda a la que bautizó con el nombre de Marisol.

Esa “mona” (como yo le decía) parecía que estaba viva, pues mientras mi hermana jugaba con sus demás muñecas, era como si a Marisol le dieran celos, ya que casi podría jurarles que cambiaba su expresión facial.

Las leyendas de terror de la muñeca no acaban ahí, pues un día mientras mi hermana salió a pasear con mi mamá, yo me quede solo en casa. De momento, escuché que alguien estaba abriendo desesperadamente los cajones de la cocina. Sin embargo, cuando me asomé ya no había nadie.

Los ruidos continuaron en el estudio, que era el lugar en donde mi hermana tenía sus muñecas acomodadas en una repisa. Me paré cerca de la puerta ocultándome en un pilar y pude ver cómo Marisol tenía un cuchillo afilado en la mano y de una manera brutal comenzó a mutilar a los demás juguetes que allí estaban.

Después de varias horas mi mamá y mi hermana llegaron y lo primero que hicieron fue llamarme la atención, pues creyeron que yo había sido el causante de esos destrozos. Fui con mi mamá a su recámara y le expliqué con detalles lo que había pasado. Por supuesto, ella no me creyó y hasta me castigó.

Las cosas anormales en nuestra casa siguieron sucediendo. Por ejemplo, sin importar el juguete que llegara a nuestro hogar, a los pocos días aparecía destruido.

Un día que me armé de valor tomé a la muñeca y la puse dentro de una pequeña caja fuerte, la cual usaba para guardar mis ahorros. Luego la tiré en el basurero y esperé hasta que el camión limpiara el contenedor.

Por fortuna, no ha regresado a casa, aunque quien sabe, quizás algún día lo haga.

Las Greas

mitos las greas

Las Grayas o Greas (en griego antiguo Γρααι Graĩai, “vieja”) eran deidades preolímpicas, tres hermanas hijas de Forcis, uno de los aspectos del “anciano hombre del mar” (halios geron), y Ceto, por lo que se cuentan entre los Fórcides (siendo a veces consideradas deidades marinas, personificaciones de la espuma del mar). Hermanas de las Gorgonas, que tenían su culto en Grecia. Las Greas nacieron ya ancianas y con cabellos grises.

Sus nombres eran Dino (“temor”, la anticipación del horror), Enio (“horror”, la Destructora de Ciudades que tenía una identidad separada de sus hermanas) y Pefredo o Penfredo (“alarma”). Como otros conjuntos de viejas brujas de los niveles más antiguos de las mitologías germánicas y nórdicas, tenían un solo ojo y un único diente para todas, que compartían y usaban por turnos, durmiendo las dos a las que no les toca. Vivían en una cueva situada muy lejos en el extremo Oriente, en los campos de Cistena, un lugar cubierto de brumas, donde jamás llegaba la luz del sol. Sigue leyendo

El fantasma de Dante

leyendas fantasma de dante

Durante degli Alighieri, más conocido bajo el nombre de Dante Alighieri fue un poeta italiano, considerado como uno de los grandes poetas de la historia. Su obra maestra, La Divina Comedia, es una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista.

La Divina Comedia cuenta el viaje de Dante al infierno, cielo y purgatorio. Guiado por el poeta Virgilio. Lo que muchos ignoran es que tras la muerte de Dante el 14 de septiembre de 1321, sus allegados se percataron que faltaba una parte de su gran obra llamada en ese entonces Commedia, por lo que sus hijos se dedicaron a recolectar todos los manuscritos que encontraron para poder terminar el libro, pero todo fue en vano, porque después de varios días no encontraron nada que los ayudara a terminar la obra y aceptaron que esta estaba destinada a perderse en la historia. Sigue leyendo

Mito de Tánatos, Hipnos y Las Moiras

mito de tanatos hipnos

En la mitología griega, Hipnos (griego antiguo: πνος, “sueño”) era la personificación del sueño. Tánatos (griego antiguo: Θάνατος “muerte”) era la personificación de la muerte sin violencia. La muerte violenta era el dominio de sus hermanas amantes de la sangre: las Keres.

Ambos eran hijos de Nix la noche. Se dice que Hipnos tenia por padre a Érebo (la oscuridad), haciendo de Tánatos su hermanastro aunque desde un inicio siempre se menciona que ambos eran gemelos.

Ambos vivían en una cueva oscura donde el sol nunca brillaba, tenían ahí un palacio subterráneo cercano al Nix. A su entrada crecían amapolas y otras plantas hipnóticas. Y a través de ella fluía Lete, el río del olvido. Sigue leyendo

Mito del Minotauro

Mito del Minotauro

El Minotauro (del griego Μινόταυρος, Minótauros), era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Su nombre significa “Toro de Minos”.

Según la mitología Minos, hijo de Zeus y de Europa, pidió al dios Poseidón apoyo para suceder al rey Asterión de Creta frente a sus hermanos Radamantis y Sarpedón y ser reconocido como tal por los cretenses. Poseidón lo escuchó e hizo salir de los mares un hermoso toro blanco, al cual Minos prometió sacrificar en su nombre. Sin embargo, al quedar maravillado por las cualidades del hermoso toro blanco, lo ocultó entre su rebaño y sacrificó a otro.

  Sigue leyendo

Las aventuras de Mimí

Las aventuras de MimíRevisando unas cajas, Candy encontró varios afiches de guerra, cuestión que le pareció un tanto extraña. Por esa razón, fue volando hasta donde se encontraba su mamá y le preguntó:

- Mamita, quiero que me acompañas al altillo, pues pienso que he encontrado las pertenencias pérdidas de mi abuelo.

- ¿Por qué dices eso hijita?

- Porque hay cartas y documentos fechados durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial.

- Tu abuelito murió años antes de que ese conflicto estallara, así que no pueden ser de él.

- ¿Entonces de quien pueden ser?

- ¿No te lo imaginas?

- No. De mi papá no puede ser, pues si eso fuera él sería un anciano.

- Esas cosas pertenecieron a tu abuela.

- Ay mamá, ya vas a empezar otra vez con tus relatos cortos de cuentos.

- No se trata de ningún cuento. Sucedió en la vida real. Tu abuela Mimí fue una de las primeras palomas mensajeras que ayudaron al ejército de los aliados a ganar la guerra.

- ¿Estás diciendo que ella transitaba entre las trincheras?

- Ésa fue sólo una de sus actividades. Después, fue comisionada para volar desde Alemania hasta Inglaterra y así alertar a las tropas de la llegada del enemigo.

- ¿Por qué nunca antes me habías hablado sobre esto?

- Pues porque a mi mamá, es decir, a tu abuelita, no le gustaba tratar ese tema. Decía que se ponía muy triste al recordar esos momentos de su vida.

- ¿Por qué tú no seguiste sus pasos mami?

- Para serte sincera porque pensé que sería muy difícil llenar el lugar que había dejado la gran Mimí. Las comparaciones nunca me han gustado, ya que hasta cierto punto no son justas.

Ese es uno de los motivos por los que jamás te he comparado ni te compararé con tus hermanas. Cada quien tiene virtudes y defectos distintos. Es magnífico tomar a alguien como ejemplo pero nunca tratar de imitarlo al 100%, pues si lo hacemos corremos el riesgo de fracasar al no tomar las oportunidades que se nos presentan.

-Bueno mamá, voy a seguir revisando la caja, para imaginarme algunas de las aventuras de mi abuelita.

Mito del Behemot

mito del behemot

Behemot o Bégimo, también conocido como Bahamuth (del hebreo: בהמות). Es una bestia mítica, mencionada en el Libro de Job.

Se dice que medía 11 km de largo, descrita así en el Antiguo Testamento, en el Libro de Job: “Presta atención a Behemot: se alimenta de hierba como el buey. Mira qué fuerza en sus riñones, qué vigor en los músculos de su vientre. Endereza su cola como un cedro, se entrelazan los nervios de sus muslos. Sus huesos son tubos de bronce; sus cartílagos, barras de hierro. Es la primera de las obras de Dios, quien lo hizo rey de sus compañeros. Le pagan tributo las montañas y todas las fieras que en ellas retozan. Debajo de los lotos se revuelca, en la espesura de cañas y de juncos. Le cubren los lotos con su sombra, le rodean los sauces del torrente. Aunque el río anegue, no se asusta; quieto está aunque un Jordán le llegue al hocico. ¿Quién podrá apresarlo por los ojos o taladrarle la nariz con una estaca?” Libro de Job (XL,15-24)

Sigue leyendo