Mito de Rokurokubi

mitos rokurokubi

La Rokurokubi (Mujer de Cuello Alargado) es uno de los yōkais más conocidos debido a su perturbadora apariencia. Durante el día parecen seres humanos normales, pero por la noche adquieren la habilidad de estirar su cuello a grandes longitudes como una serpiente. También puede cambiar su rostro al de un espantoso oni (ogro japonés), para asustar más a los mortales.

En su forma humana durante el día, las Rokurokubi suelen pasar desapercibidas y pueden tener incluso cónyuges mortales. Algunas aprecian su vida diurna como humanas, y su naturaleza de yōkai las atormenta. Están tan acostumbradas a llevar una vida normal, que hacen lo imposible para guardar su condición sobrenatural en secreto. Pero su naturaleza se impone, despertando en ellas la necesidad de asustar y espiar a los seres humanos que les es difícil resistir. Algunas se le presentan únicamente a borrachos y a ciegos, o aprovechan cuando la persona esté durmiendo; evitando así ser descubiertas. La mayor parte de las veces merodean por la casa para alimentarse; ya sea acechando a los habitantes o a las mascotas para succionar así su energía vital; sino subsisten lamiendo el aceite de las lámparas de papel o cazan pequeños insectos.

Hay mujeres que viven como Rokurokubis sin saberlo, ya que mientras duermen aunque el cuerpo no se mueve, sus cuellos se estiran de manera involuntaria, así la cabeza puede moverse a lo largo de la casa para absorber la vida de la gente y los animales. La única evidencia de ello son los recuerdos de extraños sueños en donde miran a su alrededor desde perspectivas antinaturales. Y las marcas de estrías pálidas sobre la piel de su cuello debido al estiramiento.

Las Rokurokubi son seres humanos que nacieron con esa maldición debido al mal karma acumulado por haber quebrantado varios preceptos del Budismo en vidas pasadas. En este caso son seres más siniestros ya que no solo gustan de asustar a la personas, sino que además son verdaderamente siniestras llegando hasta el punto de beber la sangre de sus víctimas o asesinarlas para comérselas. Sus presas predilectas son aquellas otras que igualmente han ignorado la doctrina budista, como los borrachos, adúlteros, asesinos, ladrones y corruptos; o los hombres en general.

También existen hombres con las mismas capacidades pero se les llama Rokurokubei.


20 pensamientos en “Mito de Rokurokubi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>